Visitantes Nº

lunes, 24 de abril de 2017

Ruta de los Palacios de las Regueras



   Este itinerario por el concejo de las Regueras es una de las numerosas muestras que afortunadamente podemos encontrar en nuestra región, donde después de haber completado el recorrido marcado como PR o Pequeño Recorrido nos sentimos satisfechos por haber disfrutado y contemplado una amplia variedad de edificios y muestras etnográficas de nuestro amplio y rico patrimonio cultural.



   Si desde Grado cogemos la N-634 en dirección a Oviedo, después de pasar al lado de la Iglesia de San Juan de Peñaflor, de origen románico rural, tenemos una desviación a la izquierda, atravesando el estrecho puente de Peñaflor sobre el río Nalón, donde los indicadores nos señalan la carretera AS-234, dirección Santullano y Sta. Cruz de Llanera.


   Después de unos 4 km por esta calzada visualizamos el indicador de “Área recreativa de Bolgues” a la izquierda, donde comienza esta ruta, un excelente lugar para dejar aparcado nuestro vehículo.



   Desde este lugar, conocido como Área recreativa Las LLamuergas, rodeando el pueblo de Bolgues, próximos al Palacio, alcanzamos de nuevo la AS-234. Un corto tramo hasta llegar a las casas de Paladín desde donde tenemos una generosa vista del Palacio rural de Bolgues.



   La ruta está señalizada como PR AS-171, aunque a partir de aquí circularemos durante un largo tramo coincidente con el Camino de Santiago, pero en sentido contrario. El itinerario nos hace transitar paralelamente al río Nalón hasta llegar a La Fuente en la vega de Valduno.


   Aquí iniciamos un placentero tramo sin asfaltar, en ocasiones ancho otras veces estrecho. A nuestra izquierda divisamos la Casona o Palacio de Ardaje o Ardaxe, cerca de Valduno, en una zona con bastante vegetación donde pasamos por un llamativo camino empedrado y atravesamos un pequeño pero agradable bosque de castaños, antes de llegar de nuevo a la carretera en Premoño.



   Este pueblo mantiene una arquitectura tradicional muy interesante con hórreos, paneras, casonas y la ermita de Santa Ana. Recordar que por aquí transita el Camino de Santiago, apreciamos sus señales, procedente del Escamplero atraviesa la parroquia de Valsera y estas aldeas de Ania y Premoño.







   Desde la carretera divisamos La Portalada, una alta y antigua casona de piedra, restaurada. Para observarla con detalle merece la pena dar una vueltina por esta cuidada y típica aldea del Concejo de Les Regueres.



   Después de dejar atrás la aldea de Premoño y ascendiendo por la carretera de Santullano, capital del Concejo, dejamos a nuestra derecha el valle del río Andallón, afluente del Nalón, una zona abierta y llena de caducifolios. Una muestra o ejemplo de valle típico de esta zona central de Asturias.



   En el cruce del Escamplero, debemos elegir la carretera de la izquierda, donde caminamos a través de un largo trayecto por asfalto, con ligera subida, pero es una zona muy placentera, atravesando el agradable pueblo de Ania con excelentes casas, bien conservadas. Hasta encontrar el indicador de La Gobia.



   Sin duda, es un excelente paseo por la naturaleza en la zona central de Asturias, aunque como sucede en la mayoría de los PR, con el paso del tiempo y por motivos diversos, se va perdiendo esa mínima y precisa señalización que tanto ayuda a senderistas y ciclistas, por suerte cada vez más numerosos.



   En algunos tramos esta falta de señales indicativas puede despistarnos y desviarnos, un mapa ayuda pero en ocasiones no es suficiente. En el tramo entre el Alto de Ania y Areces, en excelente estado, no existen marcas o un mínimo poste orientativo. Cuesta poco y ayuda mucho.



   Después de un tranquilo tramo en la parte alta del recorrido, a través de un sendero que nos conduce por una zona donde la naturaleza nos permite disfrutar de variados elementos, alternando árboles caducifolios, pinos y eucaliptos con pradería, llegamos a la pequeña aldea de Areces.



   La senda vuelve a recuperar el asfalto para recorrer el pequeño pueblo de Areces, ubicado en un excelente lugar. Posee un simbólico palomar, la ermita de San José y una peculiar casona, como elementos arquitectónicos más relevantes.



   Desde aquí un prolongado descenso a través de una sinuosa carretera. A la salida, a la derecha, arriba, la casona del El Ancineu, y un poco más abajo La Casuca y las casas de Valle. 



   Siguiendo el descenso a la izquierda encontramos la desviación para la aldea de Cuetu, y luego a la derecha el desvío para las casas de La Parra, hasta llegar a La Fuente, con Casa Benjo y su cuidada capilla de San Blas.



   Aquí cerramos uno de los círculos que aparecen en el mapa, al volver a llegar a la vega de Valduno. Decididamente la bajada desde Areces resulta muy atractiva, merece la pena, y al caminar hacia abajo es muy cómoda.



   De nuevo el Palacio de Bolgues, el Área recreativa de Las Llamuergas está cerca, pero en esta ocasión al llegar a Paladín giramos a la izquierda y bordeamos el pueblo de Puerma, siguiendo la ruta establecida.



   Además de examinar los restos amurallados del Palacio de Puerma o Casona de la Caballera, en ruinas desde la Guerra Civil, seguimos el camino por la parte de atrás para disfrutar de un llamativo y precioso rincón etnográfico, donde casas y hórreos forman un pequeño espacio con mucho encanto. Merece la pena.



   En el último tramo de este recorrido, el itinerario nos acerca al Palacio de Bolgues, siglo XVI, uno de los edificios más interesantes de la arquitectura rural asturiana. Reconstruido en diversas ocasiones.



   Es el momento de dedicar unos minutos para observar los distintos elementos, ….. ventanas, balcones, paredes ….. dentro de una gran robustez y sobriedad, ….. de un Palacio de grandes dimensiones.



   En la fachada principal aparece el escudo de la familia, enfrente la Capilla de Bolgues o de la Santa Cruz, perteneciente al Palacio, delante de la puerta de entrada, pequeña y sencilla.



   En este recorrido, que tiene su itinerario en plena zona rural, se aprecia el cuidado, esmero y dedicación de personas y familias por mantener las casas, hórreos, paneras y otros antiguos edificios, muestra de nuestra propia cultura e historia, una labor, en muchas ocasiones, poco valorada. Por mi parte agradecer su entusiasmo, esfuerzo y su especial amabilidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario